Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2016

Monólogo XIII por Aída Niederheitmann

Pensando en el después dejamos de pensar en el ayer y vemos como los días nos acercan a una nueva realidad.  Y es que ubicamos los acontecimientos en el justo lugar en los que fueron vividos.  Inmóviles, incoloros los días, con dolor, sin dolor porque ya no sientes el dolor que te ocasionaron ahora miras al después y florecen tus pensamientos porque cada instante es una nueva expresión de vida.

Podríamos decir que utilizamos aquellos días únicamente como un recurso para expresar un acontecimiento muerto al que paradójicamente damos vida.

Ahora muerto, pero que en su oportunidad torturó tu mente y tu sentimiento hasta exprimirlo en el dolor con sabor a sal.

Muchos de ustedes se preguntarán ¿Por qué cuando escribimos nos dejamos llevar por el sentimiento de melancolía o de dolor?  Pero no es cierto, esos sentimientos se han eliminado en el mismo momento que se elimina el recuerdo, el que se elimina con el magnífico espacio por no decir tiempo, porque el espacio está muy ligado con el tiemp…

La "bola de nieve" en la economía nacional por Andrés Miquilena

Increíble a los límites que hemos llegado respecto a la desesperada y alarmante caída del Bolívar, ante la alarma el pueblo se desespera e intenta deshacerse de la moneda nacional creando más demanda del Dólar que se dispara, y se dispara, y se dispara.

No hay comunicados oficiales, no hay compromiso, no hay voluntades, sólo vemos un mandatario nacional que se limita a bailar salsa en vivo mientras la economía se resquebraja, se parte en pedazos diminutos y es el pueblo quien paga las consecuencias.

No se crean medidas para frenar la inminente caída que sufre la moneda, no se ven esperanzas, ni mucho menos se ven voluntades para beneficiar a un pueblo que sufre, que llora, que lamenta haber puesto a quien hoy por hoy rie y baila sobre la desgracia que el mismo ha creado.