Ir al contenido principal

Acordáte del 57; por Andrés Miquilena.




Creo no merecer ésta tortura, empiezo a verte por todos lados, en todos los lugares que frecuento te me aparecés, me falta un aire a la altura de tus brazos, me faltan tus labios platicando, tu voz mientras me leías los poemas de Buesa, que tanto te atacaban, y por ende te gustaban...

Daría mucho para que volvás a acompañarme hasta la bodega de la esquina, con tu manera particular de quejarte por mi lentitud, o porque ya no hablo tanto, te molestaba mi silencio, pero era la manera de quererte que tenía, porque mis palabras te herían, callarme significaba gritarte un te quiero, un te amo, en mi lenguaje, en mi idioma, aunque nunca en el tuyo.

Me has dejado sin la historia que representabas en mi nombre, me dejaste sin carisma, sin empatía, aún espero el momento en que pasás, para convencerte a toda costa de que hoy sí valgo la pena, que he cambiado, ya no te volveré a dejar, he aprendido la lección, ya podés volver, ven, que te extraño, que ésta plaza aunque esté repleta de gente sin vos la siento vacía, vos le dabas el sentido a tanta gente, me basta tu compañía, me bastás vos, señora.

Que podría decirte, no sé como convencerte de que pases por acá, no sé hacer nada con papel más que escribirte, no sé hacer globos para tu fiesta, ya no puedo inflarlos además, he perdido la creatividad, si es que la tuve alguna vez, pero, prometo que te haré feliz, no como antes, creo saber como hacer para que tu felicidad sea mi presencia, te voy a amar hasta que te duela respirar un aire que no compartás conmigo, te voy a enseñar como amar a la distancia, pero, procura venir, pronto, ven, estoy esperándote... Hoy no he llorado por vos, no es que me esté acostumbrando a no verte, es que he estado el día ocupado, ayer, mientras subía las escaleras de la iglesia, he tropezado con un escalón, era más alto que todos, a la vista se veía normal, se veía pacífico, pero su intención era otra, me tumbó el desgraciado, me caí y di un par de vueltas hacia atrás, no logré romperme ningún hueso, gracias a chucho que no caí de espalda, caí de jeta, me la rompí toda, menos mal que me caí, así me prestaron un poco de atención y me afeitaron, me bañaron entre varias personas, a regañadientes eso sí, me creen inútil esos imbéciles, diculpáme de nuevo las palabras, pero me molesta y sabés cuanto que me crean incapaz, puedo apostar todo lo que llevo en los bolsillos a que conozco más de mar que todos ellos juntos...

Sabés que ayer pensaba en la primera vez que salimos a comer, no creo que te acordés, era una noche de Abril, creo recordar que era el octavo o el noveno día, del 57, acababamos de ganar el campeonato sudamericano de bola, te acordás, no me cabía el alma en el pecho, fue contra Perú, en Lima, pero antes de eso tenés que acordarte del tango que pusimos a bailar a los Brasileiros, con goles de Humberto Maschio y de Antonio Angelillo, eran buenos tiempos, estabas conmigo, y te reías de cada tontería que decía, comimos alfajores, te encantaban de leche, ese día mientras comíamos noté que tenías la sonrisa más brillante de la provincia, a día de tu muerte todavía la tenías, nunca perdiste el vigor de reirte como aquella noche, la recuerdo con mucho cariño, con una melancolía en forma de espina que tengo incrustada en el espíritu, me quita fuerzas, energías, pero al mismo tiempo me causa sensaciones terribles, vos sabés lo duro que ha sido para mi que te hayas ido, sin mi autorización si quiera...

...Y es que la muerte es así, la muerte es no saber cuando irse, te vas de pronto, como el esposo de tu tía Marisol, te acordás, que recién comido se recostó y se lo llevó el viento, se lo trago la almohada te acordas, aunque murió tranquilo dejó a la familia desesperada...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hoy somos demócratas; por Andrés Miquilena.

Hoy somos demócratas.

Amanecimos la mañana del 30 de Marzo con un Tribunal ejerciendo como Parlamento de Facto, una sala inescrupulosa atacando ferozmente al parlamento venezolano, y usurpando toda y cada una de las funciones de la Asamblea, por encima de la Carta Magna, y hasta de sus propias atribuciones, a través de una sentencia emitida la madrugada del 30 de Marzo, donde, sugiere expresamente que la sala constitucional (en minúsculas) ejercerá propiamente o podrá delegar las funciones legislativas, propias del Parlamento a quien ella "disponga".

Destacamos la violenta manera de usurpar funciones de la sala constitucional  (presunta interprete de la constitución) de disolver el parlamento, alegando que la Asamblea Nacional está en desacato por presuntamente no desincorporar a los tres (3) parlamentaristas electos por el pueblo del Estado de Amazonas.

Recordemos entonces que la primera sesión del año 2017 el entonces y actual presidente de la Asamblea Nacional, y secreta…

Bitácora de una protesta, por Andrés Miquilena

07:26 am.
Es un bonito día para demostrarle al mundo lo apasionado que somos... Aunque es un día peligroso, hay mucho riesgo en tomar las calles... El peligro se respira, se liga con el olor a gases lacrimógenos... Pero hay una voluntad que no nos deja quedarnos indiferentes... Es una llama, que se acelera al mismo ritmo del dolor que se cruza en nuestro día a día, el dolor de lo que nos han hecho, de lo que le han hecho a nuestro país...
Es un bonito día para salir a decir un par de verdades, aunque hay mucho peligro allá afuera... Hay personas que están disparando, y no son perdigones... Me han dicho que el uniforme lo usan para intimidar, más que para defendernos... Pero hay un dolor, que se hunde en el pecho, que no nos deja respirar libremente... Hoy un es día bonito, el himno se canta a capela, el miedo no es más grande que el amor que le tengo  a ésta arena, a éstos colores, a éstos paisajes, a ésta gente, mi gente...
12:11 pm.

He decidido salir a protestar...
Ya 'cuadré' c…

Amor en tiempos de Nicolás y sus demostraciones, por Andrés Miquilena.

Atrás quedaron esas desmostraciones de amor, cuando con velas e incienso se adornaban y climatizaban lugares para el amor, cuando se preparaba un manjar para la amada, adornar con rosas la cama que luego sería lugar ideal para consumar el amor, esas muestras de amor se han vuelto obsoletas, dedicar una canción y cantarla a la luz tenue de la luna, o llevar una serenata para conquistar el corazón de la dama, escribir poemas que broten del alma, atrás quedaron esas demostraciones Pitiyanquis, ahora el lenguaje del amor, gracias al Socialismo del Siglo XXI han pasado a otro plano, esas viejas demostraciones al mejor estilo "Hollywood" ya han quedado totalmente inútiles, aunado a eso los altos precios de esas demostraciones para el bolsillo de un Venezolano de a pie que le alcanza para comer a duras penas, poco, y cada vez más poco, se hacen imposibles; todo por querer imponer desde las pantallas televisivas un amor Oligarca.

Ahora nos encontramos en Venezuela, donde el lenguaj…