Ir al contenido principal

Amigo, por Aída Niederheitmann

Imagen tomada de la Web.




Hola, Hace mucho tiempo que no te escribo pero no ha sido por olvido.

No escapará de tu observación que el tiempo cada vez pasa más rápido.  ¿Será la edad? Y entre momento y momento el recuerdo llega.

Es triste pensar que nos convertimos en recuerdo pero… ¿Habrá algo mejor que el recuerdo? El recuerdo se vive a distancia quizá con algo de melancolía o simplemente como un recurso.

Este día, navegando por Internet, me encontré con una amiga (su fotografía) que no había visto hace un montón de años.  ¡¡Me sorprendí!! No la hubiera reconocido a no ser por el seudónimo que usaba en sus textos literarios.

Siempre se descubre el paso del tiempo y éste ha dejado sus huellas en esa amiga, que en su momento brillaba como poetisa y actriz le vi en  varias interpretaciones y ciertamente convencía al espectador. 

Realmente no sé porque te cuento todo esto, ¿Será porque se me ha agotado el diálogo inteligente? O podría ser porque cada año se me agudiza más la contemplación de los efectos del paso del tiempo.  A la vez que se contempla en el exterior se contempla en uno mismo.

Lo interesante de todo esto es saber que conservas tu consciencia, que aún puedes discernir lo verdadero de lo falso y que conservas tu capacidad de sentir la vida y de amar.

He pensado mucho en ti y en este distanciamiento. pero no creas, no es distanciamiento te tengo presente y siempre pienso en escribirte.  Pero me sucede igual que con el teléfono me paso la vida diciendo no pasa este día sin que llame a fulano o zutano y nunca lo hago.  Claro que ya sabemos que el teléfono es algo que siempre he pensado que nunca debió de existir lo considero la máquina más falsa inventada.  Y ahora, con esto de los celulares que terminas dejándolo olvidado para que no controlen tus  lugares de refugio y no intervengan en tus silencios.

A veces son necesarios, claro,  para hacer una cita de cualquier índole pero hasta allí, para una conversación larga quien sabe.  Al menos que estés en el otro lado del charco y no  te puedas ver para poder concertar una cita.


Lo cierto es que estoy aquí presente escribiéndote esperando tu respuesta para saber que ha sido de tu vida.

Siempre pienso en ti amigo, con el mismo cariño.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La persona no existe, su carnet fue anulado; Por Andrés Miquilena.

La persona no existe, o su carnet fue anulado.

Nicolás no existe, los votos no existen, su apoyo popular no existe, el legado del comandante no existe tampoco, la buena fé de querer negociar de Nicolás no existe.

¿Cómo le explicamos al mundo que el mandatario nacional no existe?

Que el poder lo manejan cúpulas militares, que sí existen, aunque Nicolás se ha propuesto y se ha esforzado por enseñarnos que hay un frente abierto contra el pueblo Venezolano, que hay fuerzas "imperiales" para derrocar al presidente "obrero", que los productores quieren acabar con el legado del comandante Hugo Chávez, que en el sector empresarial existe una guerra contra el correcto funcionamiento de Venezuela, y de sus políticas, vemos que esa guerra es como el mensaje que le arrojó el sistema luego de verificar su voto, no existe.

¿O Nicolás si existe?

Es una crisis de identidad agobiante en la que se ve envuelto el mandatario Colombiano, duda sobre sí mismo, experimenta lagunas mental…

Acordáte del 57; por Andrés Miquilena.

Creo no merecer ésta tortura, empiezo a verte por todos lados, en todos los lugares que frecuento te me aparecés, me falta un aire a la altura de tus brazos, me faltan tus labios platicando, tu voz mientras me leías los poemas de Buesa, que tanto te atacaban, y por ende te gustaban...

Daría mucho para que volvás a acompañarme hasta la bodega de la esquina, con tu manera particular de quejarte por mi lentitud, o porque ya no hablo tanto, te molestaba mi silencio, pero era la manera de quererte que tenía, porque mis palabras te herían, callarme significaba gritarte un te quiero, un te amo, en mi lenguaje, en mi idioma, aunque nunca en el tuyo.

Me has dejado sin la historia que representabas en mi nombre, me dejaste sin carisma, sin empatía, aún espero el momento en que pasás, para convencerte a toda costa de que hoy sí valgo la pena, que he cambiado, ya no te volveré a dejar, he aprendido la lección, ya podés volver, ven, que te extraño, que ésta plaza aunque esté repleta de gente sin …

Los idiotas; Por Andrés Miquilena

Vos creés que
es muy fácil ser
idiota.
a veces, para ser
idiota
hay que aprender
muchísimo,
aprender, por ejemplo
que hay
que hablarlo todo
y no callar nada,
que hay
que aprender
a hablar sin saber
de lo que hablamos
a comer con la jeta abierta
a no disculparnos;
nosotros
los idiotas
no podemos aprender
de nuestros errores
tampoco
podemos cuestionar nada...
es un proceso
duro,
difícil
que los idiotas
pasamos;
ser idiota
no está mal
los idiotas,
por ejemplo
nos gusta comer mucho
y no dejarle
nada a mi prójimo,
a veces
queremos enseñar
a los que saben
mucho más que
nosotros
y eso
es difícil
¡reconocelo, tarado!

nosotros
los idiotas
somos los primeros
en ser heridos
en la guerra
y en morir;
en éste club
tan selecto de idiotas
entran muchas personas
ayer
mientras conversaba
con un miembro
implacable en su idiotez
me comentaba
lo duro que
ha trabajado para
tener el grado que tiene,
que llegar
a su rango le ha costado
un montón
me contaba,
por ejemplo
que apoyar la
privatización de la salu…