Ir al contenido principal

Y Dios creó a Maduro por Toto Aguerrevere




El mundo ha visto caminar líderes que le ofrecen aliento a su pueblo con frases que inspiran en momentos donde el conflicto y el hambre aniquilan la mera posibilidad de soñar por una vida pacífica. “No te preguntes qué puede hacer tu país por ti. Pregúntate que puedes hacer tú por tu país”, le dijo Kennedy a los estadounidenses en su momento. “Erradicar la pobreza no es un acto de caridad, es un acto de justicia” le expresaba Nelson Mandela a los sudafricanos.

Fueron frases que llamaban a la unión de esfuerzos para el logro del bien común. No era Kennedy el que iba a hacer todo el trabajo, eran los americanos. Martin Luther King Jr. complementó esta idea en un discurso que dio en 1967 cuando en aquella ocasión le dijo a una multitud:

“Si alguno de ustedes es llamado a ser barrendero, vaya y barra las calles como Miguel Ángel pintaba cuadros; barra las calles como Handel y Beethoven componían música, o como Shakespeare escribía sus versos. Vaya, y barra las calles tan bien que todos los habitantes del cielo y de la tierra deberán detenerse para decir: “Aquí vivió un gran barrendero que cumplió bien con su trabajo”.

Fueron frases de líderes que todavía permanecen vivos en la memoria del colectivo. Fueron hombres visionarios cuya idea de vida era inspirar a sus ciudadanos a ser alguien, a trabajar por algo y a soñar en grande. Quizás ninguno de los tres personajes anteriores que cito como referencia vio cumplir sus sueños, si es que se cumplieron del todo. Pero nunca dejaron que las personas bajo sus alas los vieran derrotados. Sembraron para siempre la semilla del sueño del individuo talentoso y le enseñaron a muchos que no hay tal cosa como un almuerzo gratis. El que de mañana siembra por la tarde cosecha.

Y luego vino uno que se paró detrás de un podio y le dijo a 30 millones de ciudadanos: “Dios proveerá”. Una frase a toda cuestas esperanzadora por su connotación religiosa. Pero cuando a un ser humano le quitan la posibilidad de hacer algo útil por su país, o de contribuir para la disminución de la pobreza, o por mejorar la limpieza de su propia calle, no le queda de otra que verse las manos vacías, cerrarlas y sentarse en un sofá a esperar por lo que un ente supremo le dará.

Porque verán, Dios para Nicolás Maduro, no es aquella deidad a la cual le rezamos todas las noches. No se equivoquen. Para Nicolás Maduro, Dios es el Estado. Y así por siempre en esta Revolución será.-


 “No preguntes qué puede hacer tu país por ti. Es más, no preguntes nada”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hoy somos demócratas; por Andrés Miquilena.

Hoy somos demócratas.

Amanecimos la mañana del 30 de Marzo con un Tribunal ejerciendo como Parlamento de Facto, una sala inescrupulosa atacando ferozmente al parlamento venezolano, y usurpando toda y cada una de las funciones de la Asamblea, por encima de la Carta Magna, y hasta de sus propias atribuciones, a través de una sentencia emitida la madrugada del 30 de Marzo, donde, sugiere expresamente que la sala constitucional (en minúsculas) ejercerá propiamente o podrá delegar las funciones legislativas, propias del Parlamento a quien ella "disponga".

Destacamos la violenta manera de usurpar funciones de la sala constitucional  (presunta interprete de la constitución) de disolver el parlamento, alegando que la Asamblea Nacional está en desacato por presuntamente no desincorporar a los tres (3) parlamentaristas electos por el pueblo del Estado de Amazonas.

Recordemos entonces que la primera sesión del año 2017 el entonces y actual presidente de la Asamblea Nacional, y secreta…

Amor en tiempos de Nicolás y sus demostraciones, por Andrés Miquilena.

Atrás quedaron esas desmostraciones de amor, cuando con velas e incienso se adornaban y climatizaban lugares para el amor, cuando se preparaba un manjar para la amada, adornar con rosas la cama que luego sería lugar ideal para consumar el amor, esas muestras de amor se han vuelto obsoletas, dedicar una canción y cantarla a la luz tenue de la luna, o llevar una serenata para conquistar el corazón de la dama, escribir poemas que broten del alma, atrás quedaron esas demostraciones Pitiyanquis, ahora el lenguaje del amor, gracias al Socialismo del Siglo XXI han pasado a otro plano, esas viejas demostraciones al mejor estilo "Hollywood" ya han quedado totalmente inútiles, aunado a eso los altos precios de esas demostraciones para el bolsillo de un Venezolano de a pie que le alcanza para comer a duras penas, poco, y cada vez más poco, se hacen imposibles; todo por querer imponer desde las pantallas televisivas un amor Oligarca.

Ahora nos encontramos en Venezuela, donde el lenguaj…

Bitácora de una protesta, por Andrés Miquilena

07:26 am.
Es un bonito día para demostrarle al mundo lo apasionado que somos... Aunque es un día peligroso, hay mucho riesgo en tomar las calles... El peligro se respira, se liga con el olor a gases lacrimógenos... Pero hay una voluntad que no nos deja quedarnos indiferentes... Es una llama, que se acelera al mismo ritmo del dolor que se cruza en nuestro día a día, el dolor de lo que nos han hecho, de lo que le han hecho a nuestro país...
Es un bonito día para salir a decir un par de verdades, aunque hay mucho peligro allá afuera... Hay personas que están disparando, y no son perdigones... Me han dicho que el uniforme lo usan para intimidar, más que para defendernos... Pero hay un dolor, que se hunde en el pecho, que no nos deja respirar libremente... Hoy un es día bonito, el himno se canta a capela, el miedo no es más grande que el amor que le tengo  a ésta arena, a éstos colores, a éstos paisajes, a ésta gente, mi gente...
12:11 pm.

He decidido salir a protestar...
Ya 'cuadré' c…