Ir al contenido principal

Y Dios creó a Maduro por Toto Aguerrevere




El mundo ha visto caminar líderes que le ofrecen aliento a su pueblo con frases que inspiran en momentos donde el conflicto y el hambre aniquilan la mera posibilidad de soñar por una vida pacífica. “No te preguntes qué puede hacer tu país por ti. Pregúntate que puedes hacer tú por tu país”, le dijo Kennedy a los estadounidenses en su momento. “Erradicar la pobreza no es un acto de caridad, es un acto de justicia” le expresaba Nelson Mandela a los sudafricanos.

Fueron frases que llamaban a la unión de esfuerzos para el logro del bien común. No era Kennedy el que iba a hacer todo el trabajo, eran los americanos. Martin Luther King Jr. complementó esta idea en un discurso que dio en 1967 cuando en aquella ocasión le dijo a una multitud:

“Si alguno de ustedes es llamado a ser barrendero, vaya y barra las calles como Miguel Ángel pintaba cuadros; barra las calles como Handel y Beethoven componían música, o como Shakespeare escribía sus versos. Vaya, y barra las calles tan bien que todos los habitantes del cielo y de la tierra deberán detenerse para decir: “Aquí vivió un gran barrendero que cumplió bien con su trabajo”.

Fueron frases de líderes que todavía permanecen vivos en la memoria del colectivo. Fueron hombres visionarios cuya idea de vida era inspirar a sus ciudadanos a ser alguien, a trabajar por algo y a soñar en grande. Quizás ninguno de los tres personajes anteriores que cito como referencia vio cumplir sus sueños, si es que se cumplieron del todo. Pero nunca dejaron que las personas bajo sus alas los vieran derrotados. Sembraron para siempre la semilla del sueño del individuo talentoso y le enseñaron a muchos que no hay tal cosa como un almuerzo gratis. El que de mañana siembra por la tarde cosecha.

Y luego vino uno que se paró detrás de un podio y le dijo a 30 millones de ciudadanos: “Dios proveerá”. Una frase a toda cuestas esperanzadora por su connotación religiosa. Pero cuando a un ser humano le quitan la posibilidad de hacer algo útil por su país, o de contribuir para la disminución de la pobreza, o por mejorar la limpieza de su propia calle, no le queda de otra que verse las manos vacías, cerrarlas y sentarse en un sofá a esperar por lo que un ente supremo le dará.

Porque verán, Dios para Nicolás Maduro, no es aquella deidad a la cual le rezamos todas las noches. No se equivoquen. Para Nicolás Maduro, Dios es el Estado. Y así por siempre en esta Revolución será.-


 “No preguntes qué puede hacer tu país por ti. Es más, no preguntes nada”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Entonces... Qué es el amor? por Alejandra Nuñez

Es fuego que consume, es también agua que no cesa.

Es también sangre que riegas.
Es una noche que no suena, que no despierta, que acurruca.
Es un beso que muerde, y que también sana.
Es también una vuelta de la vida, una pirueta del azar, o un choque del destino.
Es mar que no culmina, un cielo intacto.
Es vapor que asciende, lluvia de vida.
Sabemos que también es un volcán de nubes.
Es una tarde gris.
Es un melómano sordo.
Es también toda la vida que nos hace falta.
Es... ¿Un sueño roto?
No sabemos con exactitud que es, podemos describirlo, pero no verlo, podemos sentirlo y como nos patea el estomago, pero nunca terminaremos de definirlo, lo conocen los niños y mis abuelos juran haber pasado de largo en su camino, son razones también para nunca dejar ir a quienes amamos, no es un concepto, es una verdad.
Decía mi viejo que el amor era su madre, y no nos engañaba, aunque para mi siempre lo fue la mía. .  El amor es un lenguaje que todos conocen, que poco comprenden y que ya pocos pra…

La persona no existe, su carnet fue anulado; Por Andrés Miquilena.

La persona no existe, o su carnet fue anulado.

Nicolás no existe, los votos no existen, su apoyo popular no existe, el legado del comandante no existe tampoco, la buena fé de querer negociar de Nicolás no existe.

¿Cómo le explicamos al mundo que el mandatario nacional no existe?

Que el poder lo manejan cúpulas militares, que sí existen, aunque Nicolás se ha propuesto y se ha esforzado por enseñarnos que hay un frente abierto contra el pueblo Venezolano, que hay fuerzas "imperiales" para derrocar al presidente "obrero", que los productores quieren acabar con el legado del comandante Hugo Chávez, que en el sector empresarial existe una guerra contra el correcto funcionamiento de Venezuela, y de sus políticas, vemos que esa guerra es como el mensaje que le arrojó el sistema luego de verificar su voto, no existe.

¿O Nicolás si existe?

Es una crisis de identidad agobiante en la que se ve envuelto el mandatario Colombiano, duda sobre sí mismo, experimenta lagunas mental…

Los idiotas; Por Andrés Miquilena

Vos creés que
es muy fácil ser
idiota.
a veces, para ser
idiota
hay que aprender
muchísimo,
aprender, por ejemplo
que hay
que hablarlo todo
y no callar nada,
que hay
que aprender
a hablar sin saber
de lo que hablamos
a comer con la jeta abierta
a no disculparnos;
nosotros
los idiotas
no podemos aprender
de nuestros errores
tampoco
podemos cuestionar nada...
es un proceso
duro,
difícil
que los idiotas
pasamos;
ser idiota
no está mal
los idiotas,
por ejemplo
nos gusta comer mucho
y no dejarle
nada a mi prójimo,
a veces
queremos enseñar
a los que saben
mucho más que
nosotros
y eso
es difícil
¡reconocelo, tarado!

nosotros
los idiotas
somos los primeros
en ser heridos
en la guerra
y en morir;
en éste club
tan selecto de idiotas
entran muchas personas
ayer
mientras conversaba
con un miembro
implacable en su idiotez
me comentaba
lo duro que
ha trabajado para
tener el grado que tiene,
que llegar
a su rango le ha costado
un montón
me contaba,
por ejemplo
que apoyar la
privatización de la salu…